Latin quote of the day

sábado, 14 de octubre de 2017

Juniperos "Made in Japan"

Hola amigos.

Hacía tiempo que no sacaba una entrada, pero las circunstancias hacen que a veces a uno no le apetezca sentarse a preparar una entrada en el blog.

Últimamente está cundiendo una mala costumbre, la de copiar contenidos de otro sin pedir permiso ni citar adecuadamente al autor. Otra mala costumbre es hacer entradas utilizando el material gráfico de otra persona sin pedir permiso al dueño de las imágenes para hacerlo, en algunas ocasiones para intentar hacer daño, y en otras para hacer "diseños" que no tienen ni pies ni cabeza, corta y pega con Photoshop de difícil ejecución práctica. Recomiendo que quien quiera hacerlo a partir de ahora se lea antes las normas que aparecen en este blog.

Pero bueno, centrándonos en la entrada de hoy, es una entrada que se centra en el trabajo con un material excepcional que un buen profesional, Germán Gómez Soler, de la empresa Medibonsái, se esfuerza en traernos directamente de Japón, con todos los inconvenientes y riesgos que eso supone. La escuela Carthago está adquiriendo material de este tipo para sus alumnos, y quiero empezar mostrando en esta entrada la calidad y posibilidades que tiene para disfrutar diseñando Juníperos itoigawa de calidad.

Los dos primeros que llegaron a la escuela no pude resistirme a trabajarlos yo, dándoles un primer diseño. Así estaban recién llegados:


 El primer trabajo que abordé fue el trabajo de los jines "cola de cerdo" que presentaban, sacándoles textura y quitándoles el aspecto de ramas cortadas con sierra. Me entretuve en descubrir la base de raíces  y comenzar a pensar en el posible frente, a medio trabajo con los jines:


Sujetar bien el árbol antes de realizar trabajos bruscos en la madera es importante, aunque el cepellón estaba bien compacto y no se desintegraba, pero es mejor que se muevan poco las raíces.

Ir comenzando a unir los jines y utilizar el trabajo de los mismos para ir decidiendo por donde comenzar a realizar el shari es todo parte del mismo proceso.


Me gusta también ir limpiando un poco la corteza, eliminando las escamas de súber que se desprenden con facilidad y las que están más incrustadas. Siempre con delicadeza, la corteza viva que hay debajo se puede arañar un poco, pero no desprenderse.


Terminada esta primera fase, y tras quitar algunas raíces antiestéticas, se decide tomar como frente el que os muestro, donde se aprecia un tachiagari interesante, con concavidad hacia el frente, y la conicidad que nos hace ver el juego de la madera muerta y la vena viva es muy interesante. Este material ya ha sido trabajado con anterioridad en Japón, y nosotros podemos decidir cambiar el diseño, pero hay líneas generales que debemos seguir y que fueron marcadas por los trabajos del pasado. Simplemente con un ligero cambio de ángulo de plantado podemos empezar a visualizar el aspecto futuro del árbol, pero aún queda mucho trabajo que hacer.


Si sacamos un poco el árbol de la maceta, y la época es propicia, un ligero retoque para colocarlo bien posicionado en la maceta, con la base del nebari a ras de la misma, casi no lo nota el árbol, al contrario, al tener algo más de sustrato para crecer, se fortalecerá. Aquí ya estaba colocado en su nueva posición:


El siguiente paso es colocar algo de alambre en las ramas principales para posicionarlas adecuadamente, eliminar ramas no necesarias y plantar algo de musgo en la superficie del sustrato para que no se deshidraten las raíces superficiales y el sustrato se seque más lentamente. Por suerte, en la época en la que se realizaron los trabajos, el clima era benigno, húmedo y templado. Si el tiempo cambia a seco y caluroso, se debe proteger de la deshidratación. Regulares riegos con agua osmotizada, mojando el follaje, ayudan a que el árbol supere el estrés provocado por estos trabajos.

El frente:


Lateral derecho:


Espalda:


Lateral izquierdo:


Vista apical. Se pueden ver los ápices de las ramas que se quieren dejar engrosar que no han sido podados.


El otro de los juníperos necesitaba de un trabajo más serio, tanto para seguir trabajando el shari que presentaba, como para definir el diseño, algo más complejo que en el anterior junípero, sobre todo, porque había un espacio vacío de ramas entre las ramas bajas y el ápice, como veremos después.

Lo primero, descubrir parte del nebari enterrado y comenzar a trabajar el shari. Había una enorme raíz que se retuerce, y que hay que pensar como integrarla en el diseño.


El trabajo del shari:


Un enorme abultamiento se ha disimulado visualmente abriendo ventanas de shari.


Se abre el shari hasta el comienzo de las ramas del ápice:


En algunas zonas es más complejo que en otras realizar el trabajo sin afectar al flujo de savia. Normalmente, las ramas secas que se han convertido en jines nos ayudan a ir abriendo el shari, pero siempre hay que tomar decisiones difíciles, que la experiencia de años te va ayudando a solventar.


Terminada la primera fase, toca eliminar las ramas innecesarias, limpiar las restantes y prepararlas para el alambrado y la torsión. En algunos casos es un movimiento importante de las ramas el que hay que hacer, aunque decidí que no era necesario realizar enrafiado. El posicionamiento de las ramas se haría cuidadosamente y poco a poco, observando los posibles daños que pudieran aparecer en las ramas para detener el movimiento, con ayuda de tensores de alambre. Antes de la limpieza de ramas:


 Tras la limpieza de ramas y el "mete y saca" para colocar el tronco en la posición decidida como frente, a ras de maceta el nebari. En esta imagen algo apical podéis observar como se ha realizado una zona de shari en la raíz enroscada.


Utilizando como punto de agarre el alambre de sujeción del árbol a la maceta y fijando el otro extremo a la primera rama, realizamos el posicionamiento de la misma, acercándola a la base del árbol:

Hemos conseguido bajar bastante la rama, ahora la salida de la misma es más interesante:


Se colocan gruesos alambres de aluminio para que sea más fácil mover las ramas y todo el proceso se hace cuidadosamente.


Tras terminar de posicionar las ramas secundarias, se han formado dos niveles de follaje que posteriormente se han integrado en un solo volumen:


Es conveniente dar movimiento a las ramas principales en consonancia con el movimiento del tronco, aquí podéis apreciar el trabajo:


Segunda y tercera rama trabajadas, lógicamente hay que seguir madurando las mismas, pero ahora debemos centrarnos en establecer las líneas básicas del diseño. Ahora viene la parte más compleja, utilizar las ramas secundarias de única rama apical para construir la cúpula que cierre el diseño. Hay mucha separación entre la rama apical y el resto del árbol, y habrá que recurrir a la técnica para compactar:




Tensores y paciencia, poco a poco se va pensando como situar el verde que nos queda para que el diseño sea atractivo.


Tampoco hay que pretender que todo quede perfecto en este primer trabajo, lo primero es la salud del árbol, en sucesivas intervenciones iremos ajustando el trabajo. En las siguientes imágenes ya se ha terminado de alambrar y posicionar el resto de las ramas del ápice, redistribuyendo las ramas disponibles en todas direcciones. Frente:


Lateral derecho:


Trasera:


Lateral izquierdo:


Vista apical:


El trabajo de los dos itoigawas ya concluido. Les llamé los "Gemelos", por el parecido diseño, aunque cada uno tiene su personalidad:


El trabajo inicial de los dos juníperos se realizó en junio de 2017, para algunos no es una época apropiada, pero todo depende de como se realice el trabajo, y sobre todo, de los cuidados posterirores que se suministren. Si todo se ha realizado correctamente, no tiene que haber problemas. 

Las siguientes imágenes son del 29 de septiembre, fecha en la que tuve que dedicarme a desalambrar, ya que muchos de los alambres se habían clavado casi un tercio de su calibre en algunas zonas. También realicé una poda de las ramas que se dejaron crecer y un ligero aclarado para preparar el árbol para los siguientes alambrados.






El trabajo terminado de preparación para el alambrado con cobre de la ramificación fina, ya que las ramas principales casi han quedado en su posición:


De momento, buena respuesta al primer alambrado. Ahora a seguir refinando.


El segundo "gemelo" también ha quedado bien y se ha preparado para el alambrado fino.


Los dos están muy sanos y listos para la siguiente intervención:



 Éste material, de buena calidad y precios aceptables tiene un problema, que contagia a los que lo ven de una enfermedad, la del "Yo quiero uno". Mis alumnos son mis amigos, y siempre los cuido en todo lo posible, agasajándolos o facilitándoles el acceso a material de calidad, ya sean macetas de autor, como buen material para trabajar, así que dos de ellos ya se han apuntado al trabajo con itoigawas "Made in Japan". José Antonio y Francisco Javier con sus nuevas adquisiciones:


Y el material antes de comenzar a realizarle los trabajos que se precisan hacer, bajo mi supervisión. El itoigawa de Francisco Javier:






Y el itoigawa de José Antonio:






Ya os iré mostrando los trabajos que les hacemos en la escuela Carthago, tanto por aquí como por Facebook, en el grupo "Bonsái".

Gracias de nuevo, Germán Gómez.

Un saludo.

Juan Antonio Pérez.

Anuncios

Astronomy Picture of the Day

Se ha producido un error en este gadget.